La efectividad de la vacuna contra la COVID-19 es menor en la paciente con cáncer. ¿Cierto o falso?

Es probable que sea cierto. Se presume que los pacientes oncológicos que tengan afectada la inmunidad al momento de la aplicación de la vacuna contra la COVID-19 podrían tener una menor respuesta inmune.

Por el momento, solo se puede suponer que la efectividad de la vacuna sea afectada por el cáncer, ya que todavía no se cuenta con información científica comprobada.

Los pacientes podrían estar especialmente afectados en su respuesta inmune en la fase de aplicación de quimioterapia o recibiendo radioterapia que irradie extensamente la médula ósea. También en los pacientes con neoplasias activas de la sangre o del sistema linfático (de defensa del cuerpo), como la leucemia o linfoma.

¿Es cierto que el virus del papiloma humano no puede ser eliminado?

Falso. La mayor proporción de virus de papiloma humano es eliminado del cuerpo por la respuesta inmunológica.  En otras palabras, el virus del papiloma humano provoca casi siempre infecciones transitorios.

Una proporción menor de virus de papiloma humano de alto riesgo es capaz de permanecer, provocando infecciones persistentes. Se considera persistente a una infección que dure más de un año.

Las infecciones persistentes por el virus del papiloma humano de alto riesgo pueden provocar lesiones escamosas de bajo grado, lesiones escamosas de alto grado o lesiones glandulares.

Si la lesión escamosa es de bajo grado, aún se le puede dar, bajo control médico estricto cada 6 meses, hasta 2 años para que el cuerpo la elimine, y lo hace en la mayor proporción de casos. Si el cuerpo no logra eliminar la lesión de bajo grado, debe ser tratada.

Las lesiones de alto grado y las lesiones glandulares requieren tratamiento, salvo casos excepcionales y bajo control estricto por el especialista.

Es posible que una pequeña proporción de infecciones por el virus del papiloma humano pasen desapercibidas y se manifiesten en la menopausia.