Cáncer de cuello uterino

Herida en cuello uterino

"Herida" en cuello uterino es un término no médico usado de forma inapropiada para referirse a diferentes Diagnósticos.

«Herida» en cuello uterino es un término no médico. Es usado de forma inapropiada para referirse a diferentes hallazgos.

Ectropión (o ectopia) cervical

El uso inapropiado más común es para referirse al ectropión o ectopia cervical, un cambio normal del cuello uterino que suele ocurrir en mujeres jóvenes.

En el ectropión, el tejido delicado casi transparente que habitualmente está oculto recubriendo el canal endocervical (que comunica el cuello uterino con el interior del útero), se desarrolla y sale hacia la superficie externa del cuello uterino bajo la estimulación de las hormonas femeninas dando el aspecto de una zona roja central como de una erosión (herida).

A la izquierda, cuello normal; a la derecha, otro cuello normal con ectropión

El ectropión no requiere tratamiento salvo en casos excepcionales. Es advertido por que puede provocar un flujo vaginal limpio y trasparente en cantidad aumentada, que corresponde a moco normal; pero, que puede preocupar a la mujer que lo tiene. El flujo vaginal puede ser tan preocupante que conlleve al uso inapropiado de antibióticos y/o cauterizaciones del cuello uterino.

Sospecha de cáncer

El término «herida» en el cuello uterino, a veces, puede ser usado para describir la sospecha de un tumor maligno ulcerado del cuello uterino.

Lo más apropiado sería manifestar la sospecha y que el caso sea evaluado por el especialista en ginecología oncológica. Usualmente estos casos requieren biopsia de la «herida» para confirmar/descartar la sospecha.

A la izquierdo, un cuello uterino normal; a la derecha, otro tumoral

El tratamiento de estas «heridas» del cuello uterino dependerá del resultado de la biopsia y evaluación del especialista.

Inflamación

El término «herida» en cuello uterino, también puede ser usado para describir el aspecto enrojecido que puede tomar el cuello uterino debido a inflamación. La presentación de síntomas ginecológicos de pocos días de evolución suelen aclarar el diagnóstico. El tratamiento resuelve el problema a los pocos días de iniciadas las molestias.

Conclusión

En suma, el hallazgo de una «herida» en el cuello requiere una adecuada evaluación y cuando corresponda tratamiento.

  • Siempre que exista la sospecha de malignidad, la evaluación debe ser realizada por el especialista en ginecología oncológica.
  • Lo ideal sería descartar el uso de este término inespecífico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: