Cáncer de cuello uterino

Vacuna reduce el 90% de riesgo de cáncer de cuello uterino

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano puede reducir hasta el 90% del riesgo de cáncer de cuello uterino
Vacunas contra el virus del Papiloma Humano

Esta es la gran noticia de los últimos años que ayudará en la prevención del cáncer de cuello uterino: ¡Se puede reducir el riesgo de enfermar de cáncer de cuello uterino con vacuna!.  Muchos aún no lo saben, inclusive algunos profesionales de la salud:
Aún más, tenemos varias opciones de vacuna: bivalente, tetravalente y nonavalente. Lo de valente significa que vale contra 2, 4 y 9 tipos de Virus de Papiloma Humano.
La vacuna bivalente o tetravalente puede reducir hasta en 70% el riesgo de cáncer de cuello uterino, y la nonavalente, en  90%.  Esto es un gran logro en la prevención del cáncer de cuello uterino; pero, sobre todo, es la base para erradicar la infección por varios Virus del papiloma Humano, si se consiguiera vacunar a la mayoría de la población.
De seguro, se estará preguntando ¿Cómo es que una vacuna contra el Virus del Papiloma Humano puede ayudaren la prevención del cáncer de cuello uterino?  La respuesta ya está demostrada científicamente: la infección por el Virus del Papiloma Humanoes la condición necesaria para que se desarrolle casi el 100% de cáncer de cuello uterino. En otras palabras, sin infección por el Virus del Papiloma Humano,  el cáncer de cuello uterino sería una enfermedad poco común.  La vacuna actúa evitando la infección por el Virus del Papiloma Humano.
Conviene informar que hay varios tipos de Virus del Papiloma Humano como lo estarán deduciendo, pero vale saber que no todos tienen la capacidad de provocar cáncer de cuello uterino. Entonces, se ha acordado en llamar Virus del Papiloma Humano de alto riesgo, a los que pueden llevar al cáncer, y Virus del Papiloma Humano de bajo riesgo, a los que no.
Es común que los Virus del Papiloma Humano de bajo riesgo provoquen lesiones del cuello uterino que pueden causar revuelo porque se confunden con lesiones que sí pueden desarrollarse en cáncer, son las llamadas Lesiones de Bajo Grado.  También es bastante frecuente que estos virus de bajo riesgo originen condilomas y verrugas genitales. Condilomas y verrugas pueden manifestarse de manera discreta e invisible, pero también desarrollarse en excrescencias feas que impresionan, pero no son cáncer y tienen tratamiento conservador.
Los Virus del Papiloma Humano de alto riesgo, pueden provocar cáncer de cuello uterino, pero no siempre y lo frecuente es que no. ¡Menos mal! porque algunos estudios han calculado que entre el 70 a 80% de mujeres con vida sexual activa han tenido contacto con algún Virus del Papiloma Humano de alto riesgo en algún momento de su vida. Para tener una idea más clara del riesgo veamos los números. Cada año, aproximadamente 15 de 100 (15%) mujeres se infectan con el Virus del Papiloma Humano de alto riesgo. En ese mismo lapso, mas o menos un 5% desarrolla lesiones en el cuello uterino que pueden terminar en cáncer de cuello uterino después de varios años de desarrollo; Sin embargo, solo el 2% son lesiones de alta posibilidad de ir a cáncer, el 3% restante (Lesiones de Bajo Grado) son de baja posibilidad. Por último, la incidencia anual de cáncer de cuello uterino (incidencia es como se le llama a la aparición anual de casos nuevos) en el Perú es de más o menos 32 de cada 100 000 habitantes. 
Pero el problema no deja de ser importante. Si se pone a hacer cuentas encontrará que 32/100 000 significa que en el Perú (con 30000000 de habitantes) cada año aparecen 9600 casos de cáncer de cuello uterino y fallecen por esa causa unas 3600, es decir fallecen unas 10 mujeres por día por este cáncer.
Reducir el riesgo significa que disminuye su posibilidad de hacer cáncer, pero no se elimina. Le queda riesgo de cáncer de cuello uterino (30% de riesgo con la bivalente/tetravalente y 10% con la nonavalente) inclusive después de vacunarse; pero, es un riesgo mucho menor.  Por esa razón, toda mujer vacunada debe continuar con chequeo periódicamente de rutina una vez que haya iniciado vida sexual y tenga más de 20 años.

¿Cuando es el mejor momento para vacunar contra el Virus del Papiloma Humano de alto riesgo? 

El mejor momento para vacunar es antes de iniciar la vida sexual y la razón es que el Virus del Papiloma Humano  se transmite por contacto sexual. Ya que no hay forma de predecir la edad de inicio de la vida y habiéndose encontrando excelentes respuestas inmunológicas en niñas y adolescentes, se recomienda la vacunación a partir de los 9 años.

¿Qué hay sobre los riesgos?

No se ha demostrado efectos adversos importantes por la vacuna. Se espera, en una proporción menor de vacunadas, que ocurran reacciones leves a moderadas de molestias transitorias semejantes a las que ocurren habitualmente después de la aplicación de cualquier vacuna.

Se han asociado varios problemas severos con la aplicación de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano. Sin embargo, en los estudios controlados (llamados de Fase III) en los cuales se compara a mujeres que se les aplicó la vacuna y mujeres que recibieron placebo de forma ciega (nadie sabía quien recibió que, se encontró que los efectos adversos serios aparecen en la misma proporción entre las mujeres que recibieron la vacuna y las que no. Esto indica que pueden aparecer problema serios en las niñas y adolescentes que no se pueden atribuir a la vacuna.

¿Es cierto que la vacuna tiene beneficios adicionales a la disminución del riesgo de cáncer de cuello uterino?

Sí. El Virus del Papiloma Humano de alto riesgo también aumenta el riesgo de otros cánceres  menos frecuentes que el de cuello uterino; pero, igual de severos  en su capacidad de causar padecimiento y muerte. Me refiero a los siguientes: cáncer de vagina, cáncer de vulva, cáncer de ano, cáncer de faringe, cáncer de lengua, cáncer de amígdalas,  cáncer de paladar blando, cáncer de pene (varón).  Por tanto, la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano le reducirá el riesgo de desarrollar cáncer del cuello uterino y de todos estos otros órganos.

¿Cuantas dosis se aplican?
El esquema de vacunación estándar es de 3 dosis de vacuna, aplicadas al inicio, a los 2 meses (a 1 mes con la bivalente)  y a los 6 meses. Sin embargo, hay evidencia científica de que se puede usar un esquemas de 2 dosis igual de efectiva que el de 3 dosis en las niñas de 9 a 14 años. En este esquema se vacuna al inicio y a los 6-12 meses.

El esquema de tres dosis tampoco es fijo, puede variar para acomodar las 3 dosis en un lapso de 1 año en vez del lapso de 6 meses.

Los esquemas de 2 dosis a mujeres adultas consiguen protección; pero, con pequeña pérdida de la respuesta inmunológica.

¿Protege si se aplica en mujeres adultas?
Sí. Se puede obtener beneficio con la vacunación en el siguiente rango de edad 9 a 45 años de edad. La mayor reducción de riesgo lo obtienen las más jóvenes; pero las mujeres mayores aún obtienen beneficios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: